Mujer entregó a su hijo como sacrificio para una secta satánica en Colombia

 

El hecho se registró el pasado 21 de septiembre en Remedios, un pueblo minero, lleno de leyendas e historias de brujas. La localidad se ubica en el noreste del departamento colombiano de Antioquia.

Redacción

La madre del niño Maximiliano Tabares, de cinco años, lo reportó como desaparecido el pasado 20 de septiembre. El hecho ocurrió en Segovia, Antioquia, Colombia.

Autoridades aseguraron que la mujer forma parte del grupo que, posiblemente, acabó con la vida del menor de edad, en medio de una ceremonia satánica.

“Le dije que saliera a conseguir unas arepitas con algo para hacer el desayuno, yo lo acompañé hasta la puerta”, relató la madre.

“Vi que él llegó a la esquinita de la tienda, porque la tienda no está lejos. Yo me vine a montar la aguapanelita. Cuando yo vi que pasaron dos minutos y nada, yo me asusté y ahí mismo salí a la tienda, pero todo estaba cerrado, nadie por ahí, ni el niño ni nada” añadió.

Ese fue el testimonio de Sandra Patricia Cano sobre la desaparición de su hijo de cinco años, Maximiliano.

El hecho se registró el pasado 21 de septiembre en Remedios, un pueblo minero, lleno de leyendas e historias de brujas. La localidad se ubica en el noreste del departamento colombiano de Antioquia.

A los pocos minutos, la angustiada madre se acercó a la estación de Policía local para denunciar la desaparición de su hijo. Desde entonces, vecinos y autoridades comenzaron una frenética búsqueda del pequeño.

Trascendió que el niño de cinco años vivía con su padre hasta que el hombre falleció. Desde ese momento, quedó bajo el cuidado de su abuela paterna, pero ante la ausencia de su progenitor su mamá solicitó la custodia.

 

Esto ocurrió a inicios de año. Tras lo sucedido, profesores del niño dijeron notar cambios de actitud. Además, aseguraron que tenía señales de golpes en su cuerpo. La madre indicaba que eran resultado de caídas en su bicicleta.

Autoridades ofrecieron $60 millones de pesos colombianos como recompensa por información sobre el paradero del niño. Y la comunidad de Remedios, con globos y prendas de vestir blancas, marchó por las calles para pedir el regreso de Maximiliano.

Mientras, la madre aparecía en los medios de comunicación, para pedir ayuda. “Llevo tres días sin dormir, sin comer. La desesperación me está matando, espero el constante apoyo de las autoridades en esta búsqueda”.

Sin embargo, los cuerpos de seguridad detectaron algo sospechoso durante la investigación para ubicar al niño.

Aunque la Fiscalía no daba razones puntuales sobre el avance de las indagaciones, a ese punto dos cosas muy particulares llamaban la atención. La primera eran los señalamientos que hacía la comunidad contra la madre de Maximiliano Cano y sus demás familiares.

La segunda, la frialdad con la que la mujer tomó la desaparición de su hijo, pues no mostraba ninguna señal de dolor o angustia.

El pequeño apareció bajo tierra este 27 de octubre. Los oficiales sospechan que la secta satánica, Los Carneros, integrada por su familia, cometió el crimen. Seis personas están detenidas.

El hallazgo del cadáver de Maximiliano se realizó en la zona rural de Segovia, Antioquia.

La investigación reveló que el niño fue entregado por su madre a la secta. Presuntamente, el líder de este grupo les dijo a los integrantes que el menor tenía un espíritu en su cuerpo. Aseguró que había que eliminar la entidad para que no interrumpiera el objetivo de encontrar guacas de oro en las zonas montañosas de Segovia y Remedios.

 

Las autoridades interrogaron a la mujer en varias oportunidades para averiguar sobre el paradero del niño, que completaba más de treinta días desaparecido.

En la última indagatoria, la madre confesó y entregó las coordenadas donde se encontraba enterrado el pequeño.

Medios locales reseñaron que alias “Orejas”, otro integrante de la secta satánica, también confesó el crimen e indicó el lugar donde estaba el cadáver del niño.

De inmediato, agentes del CTI de desplazaron al sitio indicado junto al capturado, e iniciaron labores hasta que encontraron el cuerpo de un menor en alto grado de descomposición.

Debido al estado del cuerpo sin vida, Medicina Legal se hizo cargo de la identificación. Se espera que en las próximas horas entregue un veredicto.

No obstante, desde la Gobernación de Antioquia ya confirmaron que el cadáver encontrado sí pertenece a Maximiliano Tabares.

Fiesta y Diversión

Encuentra aquí dónde se prende la fiesta nocturna, la información de los eventos más cool
Click aquí

Lo más reciente