Ángel Zambrano: El “Diomedito de Venezuela

Ángel Zambrano: El “Diomedito de Venezuela

noviembre 25, 2022 0 Por Marco Hernández

Yo me enamore del vallenato, pero especialmente de Diomedes. Lo veía mucho por televisión, en vídeos. Aprendí sus movimientos en escena. Ahora se me todas las canciones del Cacique de La Junta”.

 

Suele ocurrir, que una persona admira tanto a otra, sobretodo mundo el mundo artístico y deportivo, que termina imitando tanto a su ídolo, que se olvida de su propia personalidad y   vive una vida paralela,  procurando ser el alter ego de la persona que idolatra.

Tal es el caso del “Diomedito de Venezuela”, porque así ha sido bautizado, Ángel Zambrano, quien tiene tanto tiempo imitando al fallecido cantante, no sólo en su voz, sino sus gestos, caminar y forma de vida, que cuando emigró a Colombia, por momentos sintió que era Diomedes.

Pero fuera de su personaje, Sambrano es un agradable mototaxista de la línea de Campo Solo, que todavía sueña- y para eso trabaja duro- de subir a grandes escenario imitando su ídolo

“Desde muy pequeño me gustaba cantar, recuerdo que tenía siete años y cantaba canciones de Juan Gabriel. Mis amigos me llevaban para todos los sitios de Petare, donde nací, para que imitara a Juan Gabriel, comenta Sambrano.

Pero la vida le cambió para siempre a Ángel Zambrano, cuando su madre abandonó a su padre, y el señor Pedro Zambrano, se vino a vivir con sus cinco hijos a Carabobo, y se instaló en el municipio Tocuyito.

“Yo tenía siete años y no volví a ver a mi madre,  sino 40 años después, hace exactamente seis años, por lo que ni me acordaba de su rostro.”

“Diometido de Venezuela” no tuvo tiempo para estudiar lo que más le gustaba: la música. Una vez en Tocuyito, financieramente la familia no andaba muy bien, por lo que desde muy pequeño tuvo que salir a trabajar.

-¿Cómo saltaste de Juan Gabriel a Diomedes Díaz?

“Yo vivía en Los Chorritos, había un vecino de nombre Jaime, ese señor todos los días y a toda hora ponía la música de Diomedes Díaz. Yo me iba para su casa y el señor Jaime me ponía a cantar”

¿Te identificaste con Diomedes Díaz?

“Yo me enamore del vallenato, pero especialmente de Diomedes. Lo veía mucho por televisión, en vídeos. Aprendí sus movimientos en escena. Ahora se me todas las canciones del Cacique de La Junta”.

Pese a todas las circunstancias de su vida, Angel Zambrano tuvo la oportunidad de graduarse de bachiller en el liceo Fermín Toro. Pero siendo uno de los hermanos mayores tuvo que salir a trabajar para aportar a su casa. Pero como era muy conocido lo llamaban para que animara cumpleaños o clubes.

En el 2018 se desató una crisis total en el país, por lo que Angel Sambrano decide emigrar para Colombia, específicamente se traslada a vivir a la ciudad de Barranquilla.

“Yo tenía un objetivo firme y sencillo. Diomedes me iba ayudar a sobrevivir en esa ciudad. Me fui con mis micrófonos y me compré un sonido portátil. Me montaba en el transcaribe, autobuses, cantaba en las plazas y poco a poco me di a conocer en esa ciudad tan grande”.

-¿Qué pasó entonces?

“Fue algo maravilloso, un conjunto me contactó y me dijo si quería ser su vocalista, sólo para cantar las canciones de Diomedes. Así que acepté y comencé a cantar en lugares donde me pagaban hasta 260 mil pesos libres por veladas”.

-¿Por qué te regresaste?

“En el 2021 tuve un pequeño percance con una gente que me contrató, pero fue suficiente para que pensara en mis hijos y el hecho que yo estaba sólo en Barranquilla, por lo que decidí regresarme a mi país”. Lo que me dolió fue que no pude ir a Valledupar para rendirle un homenaje allá”

-¿ Y ahora qué?

“Bueno me vine para mi casa de Campo Solo,  el sector Flor de Paraíso, comencé a trabajar de mototaxi. Pero mi pasión por Diomedes se encendió más, siento que su música se compagina con migo. Sin querer imite su vida. Mis cuatro hijos son de cuatro mujeres diferentes. Pero al igual que Diomedes, son mi pasión y mi todo”

-¿Te ha salido contratos?

“Actualmente cantó en el Club Sánchez, que queda en La Romana, en Ricardo Urriera. También me contratan para animar fiestas, cumpleaños y bodas. Donde yo puedo cantar la música de Diomedes, voy corriendo, porque eso es lo que hace feliz”.