A nuestros familiares lo secuestraron y están vivos

A nuestros familiares lo secuestraron y están vivos

enero 15, 2023 0 Por Marco Hernández

La familia de zulianos desaparecidos el 17 de diciembre al embarcar en la isla de San Andrés hasta Nicaragua, a pesar que han transcurridos 28 días sin tener noticias de ellos,  aseguran tener evidencias circunstanciales que sus seres queridos fueron secuestrados

Marco Hernández

Nosotros tenemos la convicción que nuestros familiares se encuentran vivos, pero que están secuestrados en algún lugar de Colombia o Nicaragua, por lo que le pedimos a las autoridades de esos dos países que desplieguen sus mayores esfuerzos por encontrarlos.

Quien así se expresa es Jenfry García, tío de Sofía García, de un año de edad, y quien es una de las 21 venezolanos desparecidos desde el 17 de diciembre del 2022, cuando abordaron una lancha desde la Isla de San Andrés (Colombia) hasta la Isla del  Maíz (Nicaragua)

García,  trabajador de Empresas Polar, que reside en el barrio  La Polar, de ciudad de Maracaibo, Venezuela, sustenta sus esperanzas en informaciones concretas que ha recibido de personas que la familia ha contratado de forma particular en Nicaragua y por los datos que le han dado los dos coyotes colombianos que fueron los encargados de llevar a su familia de Maracaibo hasta la isla San Andrés.

Entre las evidencias que le han mandado uno de los coyotes colombiano, a quien sólo conocen con el nombre de Angel,  se encuentra la partida de nacimiento su sobrina Sofía Valentina García Padilla ( 1 año de edad), así como algunas pertenencias,  como sus pañales, tollas,  un termómetro, un bolso  y otras pertenencias y  una foto de una supuesta lancha zozobrada en el mar.

A Jenfry le llama la atención que la partida de nacimiento se encuentra totalmente intacta, así como las otras pertenencias, así como unos billetes de dólares de baja denominación, que según él coyete fueron rescatados en alta mar, dando entender que la embarcación zozobró.

Las evidencias fotográficas enviadas por Ángel, tampoco concuerda con las investigaciones realizados por lancheros en Nicaragua, que no dan cuenta de ninguna información oficial de una embarcación siniestrada para esa fecha, ni de restos materiales y mucho menos humanos que ellos hayan podido constatar.

“Nosotros estuvimos en contacto con mi cuñada Elibeth Yohana Padilla Rincón (32 años), desde que salió de Maracaibo. Ese 17 de diciembre, cuando estaba en la lancha a las 2.08 de la madrugada nos envío  un mensaje de voz, donde dijo que  le parecía que algo andaba mal y que le mandaron apagar el teléfono, esa fue la última vez que supimos de ellos,  y de eso hacen 24 días, relata Yendry.

También cuenta Yendry que a su hermano Franklin García, que se encuentra en Estados Unidos,  al igual que Anthony Portillo, esposo de Nelsimer Carmelita Rojas García (35 años), los han llamado pidiéndole primero 20 mil dólares de rescate y después 50 mil dólares, pero ellos  han exigido fe de vida que no les han dado.

Para Yendry García estas son evidencias circunstanciales suficientes para que las autoridades tanto de Colombia como Nicaragua inicien una  profunda investigación que nos pueda dar las respuestas de lo que ha sucedido con nuestros familiares.

Se nos vino encima todas las tragedias del mundo

Yendrí García relata, que la familia nunca estuvo de acuerdo que su hermano Franklin García, se fuera a Estados Unidos, junto con Anthony Portillo.

“Ellos se fueron prácticamente escondidos, cruzaron la Selva del Darién y se instalaron en ese país. Su principal prioridad fue traerse a sus respectivas familias, por lo que una vez que reunieron el dinero se lo enviaron a sus esposas, dice García”

Elibeth-dice García- se encargó de todo y conoció a un coyete venezolano, que estaba enlazado con los colombianos y le cobró un paquete de 8.500 dólares  por las dos familias:  Nelsimer Carmelita Rojas García (35 años) Arón Jesús Portillo Rojas (10 años), Elibeth Yohana Padilla Rincón (32 años) y Sofía Valentina García Padilla (1 año).

El periplo del viaje arrancó el 8 de diciembre por la frontera de  Maicao hasta Cartagena. De ahí se trasladaron vía terrestre a Medellín, donde arribaron el día 10 a las 8:45 de la mañana. Luego abordaron un vuelo a isla de San Andrés a las 10:45 y arribaron  11:45. Los hospedaron en una casa hasta el 17 de noviembre, cuando abordaron la lancha hacia la isla del Maíz  de Nicaragua.

Desde el perturbador mensaje de Elibeth, que algo no andaba bien, se nos vino todas las tragedias del mundo a la familia. El sufrimiento es inenarrable. Sólo Dios nos mantiene de pie, dice con optimismo Jendry García